Corrobor que Recoba en la Selecci no anda. Si no est lesionado, est cansado, no le acomoda el sistema o no le hacen el juego que necesita. Es una promesa de 31 a y lo mejor que puede hacer por Uruguay es decirle que no a la Seleci Love s puede hacerle un gol a Chile.

Se muestran los artículos pertenecientes al tema NOTICIAS Y OTROS. Afortunadamente dejamos atr al bisiesto 2012 que bastantes problemas nos ha dado. Hoy 30 de Diciembre El Pa incluye una noticia que titula «La justicia recupera prestigio» donde nuevamente la ense p sale muy bien parada.

Uso trajes y jeans, camisas y remeras, y antes que zapatos o zapatillas prefiero las botas. Trato de llevar siempre anteojos de sol, reloj, llavero y gemelos. Mi trabajo condiciona cómo me visto. «For the last two years, we’ve received everything from love letters and polite requests, to absolutely desperate pleas for us to bring back the OneChipChallenge,» said Paqui Brand Manager Caitlin Moralic. I cannot imagine why. While Paqui has a line of adequately spicy chips fit for everyday consumption, their fans wanted to «test themselves with even more real peppers and real heat.» Real heat? What was I even eating before?.

Decidimos darnos una ducha y salir a cenar, nos decantamos por La cantina des Gazelles pero estaba a tope y con cola de espera, lo que hacen las buenas puntuaciones de Tripadvisor. Así que optamos por el Corner Café, otro de los bien considerados por esta web en Marrakech y no nos equivocamos, el restaurante es pequeito, planta baja y planta alta además de un par de mesitas en la calle, esperamos un ratito y a cenar en la planta alta. Pedimos hamburguesa, ensalada, y un plato que no recuerdo que no quedaba, por lo que optamos por falafel, además de un zumo básico.

El café. Por respeto a otras culturas y para no ir a lo fácil diré que el café en Vietnam es, cuando menos, difícil de tomar. Aún hoy no sé si el café lo hacen a partir de polvos instantáneos o si por el contrario es café de verdad. Una leyenda intenta explicar la belleza sorprendente de este lugar habitado desde mucho antes de la llegada de los europeos por los indios Cataraqui. Según se cuenta, Manitú deidad india había concedido este paraíso a los Cataraqui con la condición de que cesasen los conflictos entre ellos. Al no ser así Manitú se llevó el jardín al cielo en una manta, pero antes de llegar la manta se rompió y el jardín cayó al mar en trozos de diferentes tamaos y formas que forman la maravilla que hoy contemplamos, de visita obligada en un viaje a Canadá.